Print this page
Saturday, 26 October 2013 14:29

Cuidados de la piel en invierno

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Con la llegada del frío y de las bajas temperaturas, nuestra piel va a comenzar a sufrir más de la cuenta, especialmente nuestro cutis ya que se trata de una de las zonas donde la piel es más fina y por tanto una de las zonas que más va a acusar estos cambios.

Además es obvio recordar que se trata de la única parte de nuestro cuerpo expuesta directamente a la lluvía, frío o nieve, por lo que debemos pensar muy seriamente en los cuidados que necesita nuestra piel en invierno si no queremos que las arrugas y la deshidratación hagan mella en nuestro rostro.

Lo primero que debemos tener claro es que no todas las pieles necesitan los mismos cuidados, ni si quiera lo necesitan con la misma frecuencia por lo que será esencial enfocar los cuidados según el tipo de piel que tengamos.

Cuidados de la piel sensible en invierno

Todos los tipos de pieles sufren especialmente durante esta época del año pero si hay un tipo de piel que lo pasa realmente mal es la piel sensible, principalmente debido a los bruscos cambios de temperatura.

Estos cambios de temperatura en las pieles sensibles a menudo repercuten en rojeces e incluso pueden derivar en afecciones más serias como la cuperosis o rosácea.

Todo tipo de piel puede sufrir problemas de sensibilidad por lo que extremar las precauciones será esencial en todo tipo de pieles (seca,mixta o grasa). Una de ellas será tener siempre a mano una crema hidratante especial para pieles sensibles, cuya aplicación deberás repetir periódicamente siempre que notes la piel tirante o seca, síntoma principal de que nuestra piel está sufriendo.

Cuidados de la piel seca en invierno

En muchos casos (no todos) el problema de sensibilidad en la piel va asociado a una piel seca y deshidratada, por lo que en el caso de que poseas una piel seca deberás también extremar las precauciones.

Nunca debes descuidar la hidratación, siendo recomendable que te apoyes en cremas nutritivas o compensadoras que aportan un extra, ideal para que nuestra piel recupere el equilibrio y la deshidratación.

Por lo general este tipo de crema suele ser muy untuosa para que deje en nuestro cutis una especie de segunda piel protectora, por lo que su utilización es básica para las pieles secas en invierno.

Cuidados de la piel mixta en invierno

Las personas de piel mixta no deben descuidar tampoco la hidratación y los cuidados de su piel. Si bien no necesitan hidratar su cutis con la misma frecuencia que una piel seca o deshidratada no deben olvidar ciertas zonas de su cutis, especialmente las mejillas que suelen ser las que más sufren los cambios de temperatura.

Este tipo de pieles deben tener en cuenta que no todas las zonas de su cutis necesitan la misma cantidad y nivel de hidratación. Especialmente la zona T (frente, nariz y mentón) suelen ser las zonas más grasientas en las personas de piel mixta, por lo que podemos probar a aplicarnos una crema hidratante menos untuosa en esa zona y una más nutritiva para la zona de las mejillas.

Cuidados de la piel grasa en invierno

Si piensas que por tener la piel grasa tu piel no va a sufrir en invierno estarás cometiendo un grave error. Incluso las pieles grasas necesitan vigilar su hidratación y protección contra las bajas temperaturas.

En estos casos se hará esencial encontrar una crema hidratante especial para pieles grasas, que sea oil free y no comedogénico, para asegurarnos que no taponará nuestros poros.

Consejos generales para cuidar la piel en invierno

Además de lo visto anteriormente, debemos tener una serie de consideraciones que son válidas para todo tipo de pieles y que no deben pasarse por alto.

Será mejor usar maquillaje en crema durante el invierno, de esta manera os aseguráis una segunda piel cuando salgáis a la calle. Si posees piel grasa, busca en el mercado maquillajes en crema oil free.

No olvides la protección solar. Mucha gente piensa que los rayos del sol no afectan los días nublados y de invierno, craso error. Los rayos del sol siguen incidiendo en nuestra piel en invierno y será necesario seguir protegiéndonos de ellos. Con una protección entre el SPF 15 o el SPF 20 puede ser suficiente.

No abuses de la exfoliación en invierno. Aunque nunca se debe abusar de la exfoliación, sea la época que sea, pero en este caso con más motivo, ya que después de la exfoliación nuestra piel se puede sentir muy vulnerable los cambios de temperatura.

Y por último y no por ello menos importante, es esencial proteger adecuadamente otras partes del cuerpo como las manos. Los cambios bruscos de temperatura puede dar con sabañones y más tipos de complicaciones cutáneas que pueden evitarse con unos simples guantes.

Como veis no son muchas las recomendaciones, pero sí que son básicas e importantísimas. El cuidado de nuestra piel en invierno repercutirá en un mejor cutis en verano, y sobre todo, evitará el envejecimiento prematuro de nuestra piel.

¡Atención! En invierno también
debemos cuidarnos del sol
El frío, la humedad, los cambios de temperatura y el sol dañan nuestra piel especialmente en invierno. Por eso, además de utilizar buenas cremas, debemos incluir un fotoprotector que nos cuide de los rayos UV. En esta nota, qué debemos tener en cuenta a la hora de elegirlo.
Llegan las vacaciones de invierno y, más que nunca, queremos aprovechar el sol aunque haga frío. Si nos decidimos por respirar aire puro en las montañas, o si elegimos un destino tropical o si vamos a esquiar… ¡Los rayos UV siempre estarán ahí!

En esta temporada, también, nuestra piel siente mucho el aire, las bajas temperaturas, la humedad y la sequedad de las calefacciones, todos factores que van a influir muy negativamente sobre ella.

¿Cómo es que estos factores la afectan negativamente?


El frío, el aire, la humedad y los cambios bruscos de ambiente nos generan un importante nivel de deshidratación y ésta  favorecerá el envejecimiento de nuestra piel produciendo sequedad, descamación, fisuras, etc. Todo ello, con mayor progresión a la formación de nuevas arrugas y a aumentar las existentes. Entonces, es fundamental prevenir y cuidarnos no sólo frente al frío o al aire sino, también, frente a los contrastes de humedad y temperatura ambiental.

El sol en invierno: los riesgos y cómo cuidarnos

La Dermatología Mundial está de acuerdo, desde hace ya unos años, en recomendar el uso diario de tratamientos hidratantes con factor de protección 15 o más.

En la práctica de algunos deportes propios del invierno -como el esquí, entre otros- hay que cuidar especialmente la piel. Es necesario protegerla, no solo del frío, sino también, del sol, ya que la incidencia solar se incrementa considerablemente por la exposición directa y por el reflejo del sol en la superficie nevada. Al elegir un fotoprotector debemos considerar que sea SPF 50+ y renovarlo frecuentemente. La elección de la textura del producto depende del tipo de piel: para pieles secas, es ideal una textura en crema o crema con color; para pieles mixtas a grasas, la textura fluida es la indicada.

No hay que olvidar, tampoco, de cuidar de manera especial los labios con un fotoprotector adaptado a esa zona tan sensible del rostro y de aplicar un tratamiento calmante e hidratante para el momento posterior a la exposición solar. Siempre hay que utilizar, además, una protección ocular con anteojos homologados con filtro UV.

Read 18655 times Last modified on Sunday, 27 October 2013 12:55
Oye Team

Latest from Oye Team

Related items